La contratación de conductores profesionales tendió a bajar en febrero

Viernes, 31 Marzo, 2017

En febrero se suscribieron 17.765 nuevos contratos de trabajo suscritos para conductores asalariados de camiones, un 1,07 por ciento menos que en febrero de 2016 y un 10,72 por ciento menos que en enero de este mismo ejercicio, según corroboran las estadísticas del Servicio Público de Empleo Estatal.

De ese volumen de contratos, 14.275 fueron temporales y 15.852 de jornada completa. Todos ellos fueron para un total de 15.848 personas. Así mismo, de esos contratos, un 40,57 por ciento correspondieron a personas mayores de 45 años, un 18,12 por ciento para ciudadanos extranjeros, un 10,4 por ciento para jóvenes, un 1,95 por ciento para demandantes de larga duración, un 1,68 por ciento para personas con discapacidad y otro 1,45 por ciento para mujeres.

Adicionalmente, la estadística también da cuenta de 10.941 contratos para conductores asalariados de taxis, automóviles y furgonetas en enero, un 1,04 por ciento mensual menos y un 6,15 por ciento anual más. De ellos, 8.050 fueron temporales y 7.373 fueron a jornada completa.

Por otra parte, en el mes se registraron 457 contratos para conductores propietarios de taxis, automóviles y furgonetas, un 7,11 por ciento menos que hace un mes y un 3,59 por ciento menos que hace un año. De ellos, 418 fueron temporales y 296 de jornada completa.

Por último, el SEPE contabiliza 643 contratos para conductores propietarios de camiones en enero, un 50,94 por ciento más que en febrero de 2016 y un 20,86 por ciento más que en enero de 2017. Ese volumen dio empleo a 267 personas en el mes. De los contratos de este segmento en el segundo mes del ejercicio, 620 fueron temporales y 600 de jornada completa.

De todos los contratos del mes para conductores propietarios de camiones, un 27,37 por ciento fueron para jóvenes, un 19,6 por ciento de ellos fueron para personas mayores de 45 años, un 4,04 por ciento fueron para mujeres, un 2,8 por ciento fueron para ciudadanos extranjeros, un 0,62 por ciento fueron para personas con discapacidad y otro 0,47 por ciento para parados de larga duración.